Soy una MUJER DE HOY, integra, actual, dinámica, luchadora e inconformista, a la que el destino ha traído hasta aquí y hasta  ti.

Nací en colores, sí, colores, como cualquier bebé. Colores que se reflejan en el brillo de los ojos,  la inocencia, la luz, la ilusión  y el optimismo, colores que fui perdiendo tras la juventud, con los golpes  de la vida, supongo que como cualquier persona. La felicidad se iba diluyendo sin darme cuenta.

He vivido por y para lo demás, y me olvidé de mí. Quise ser la hija perfecta, hermana perfecta, mujer, esposa y madre perfecta, nuera, cuñada y tita perfecta, amiga perfecta; ama de casa y una trabajadora incansable, eficaz y eficiente. Pero esto no me daba la felicidad, por mucho que me esforzara, al contrario cada día que pasaba me alejaba más de ella, hasta que todo tuvo que saltar por los aires y caí a un pozo sin fondo!!!!!!

Dos acontecimientos claves en mi vida, uno el ámbito profesional y el otro en el ámbito personal los que marcaron mi rumbo y gracias a los cuales ahora estoy aquí; decisiones personales muy, pero que muy difíciles, cambios que han marcado un antes y un después en mi vida. Dejaba atrás toda una vida que amaba (y que creía real) en lo profesional primero y en lo personal pocos meses más tarde cuando aun no me había recuperado, para enfrentarme a lo desconocido, ¡no sin dolor y largas noches sin dormir, claro!

¿Qué he hecho yo para merecer esto si me he entregado en cuerpo y alma?

He sentido el vació de mi existencia, el miedo más atroz, el pánico, incertidumbre e inseguridad, odio y rabia, desilusión, ansiedad y estrés, frustración  y  la soledad (a pesar de tener a mis tres maravillas y una gran comunidad que me apoyaba), el bloqueo mental y físico y una pérdida de peso muy significativa, mi salud empeoró y mis problemas de corazón aumentaron.

Mi vida no tenía sentido. Pero no  podía permitir hundirme, yo no quería ser un barco a la deriva, pues tenía y tengo,  razones poderosas para luchar y encontrar la felicidad que todos merecemos. No supe ver todo lo bueno que me había dado la vida. Fue cuando descubrí de la mano del  extraordinario  Dr. Mario Alonso Puig que gran parte de la angustia y el sufrimiento que experimentamos en la vida es optativo y que dentro de nosotros hay un espacio sorprendente  y mágico.

En mi mente había otras ideas que necesitaban respuestas, ¿quién manda en mí, mi cerebro o mi corazón?,  ¿porqué actúo en contra de mis principios?, ¿porqué siento lo que siento?  Es “cuando la pasión desborda o contradice a la razón“, y  descubrí que a esto se le llama “secuestro emocional”,  con  el psicólogo en inteligencia emocional Daniel Goleman; la ciencia me iba aportando claridad y  respuestas que yo buscaba  para salir del estado emocional crítico y físico en el que me encontraba.

Estas fueron las raíces desde donde nació mi interés por el desarrollo personal, se extendió mi investigación y el estudio incesante, una  carrera  ya imparable hacía mi nuevo destino ser Coach con Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüística.

Ya…he leído y leído, y entiendo cómo funciona mi cuerpo y mi mente, pero ¿que necesito para ser feliz y cómo voy a conseguirlo yo sola? Necesitaba ayuda, alguien que me ayudase a poner en orden todo lo que había descubierto y ordenase ese mundo por mí.

Me formé en  Coaching en  Inteligencia Emocional y en Programación Neurolingüística, y me apoyo en  la Psicología Positiva entre otras, inicié mi desarrollo  personal y mi cambio interior. Aprendí a gestionar todas mis emociones, básicamente las negativas para recuperar mi equilibrio mental y físico, a cuestionar mis creencias, y los valores que antes sostenían mi vida, empezaron a flaquear, y afloraron y despertaron otros muchos que son los que ahora me mueven para ayudarte a ti también. Fue una mirada y un trabajo interior, intenso y a veces doloroso.

Pongo mi PASION  y mi talento al servicio de los demás, y  ahora decido recuperar mi identidad, el SER que ERA y que QUIERO SER: Alegre, inteligente, optimista,  responsable, entusiasta, con vitalidad, fuerte, formal, enérgica, con coraje y valor, sensible y romántica, solidaria y honesta,   en continuo crecimiento.

Ser Coach,  es la forma que tengo de agradecer al “universo” de mostrarme el Camino a la Felicidad, y todo lo bueno que me ha aportado mental y físicamente  y es llevar éste mensaje para ayudar a las personas a sentirse mejor cada día, a superar sus angustias y sus miedos; la vida es magia y está en todo aquello que hace vibrar y latir tu corazón.

Me he reinventado en lo profesional y en lo personal  y es para mí, un verdadero honor poder darte lo mejor de mí, inspirarte, guiarte y acompañarte en el camino hacía tu FELICIDAD.