impulsosEstás en un estado, en el que no te gustaría

estar, eso está claro.

Además de la tristeza y del bloqueo, estas desmotivada, desilusionada, sientes estrés, impotencia, miedo, incertidumbre, sufres de insomnio, tienes baja autoestima.

Ya te has marcado un objetivo o incluso yendo más allá te permites soñar con todo aquello que anteriormente ni te planteabas, pero se te resiste  o no sabes cómo cuidar tu mente  y gestionar y regular tus emociones.

Estás tan cansada de no ver el fin de tu tristeza y el inicio de una nueva vida, que visitas a un médico, yo también lo hice, y me recetó fármacos que no me apetecía tomar Tranquimazid, Orfidal, Lexatín….probé con muchos , pero ninguno me gustaba, en realidad me hacían estar más torpe pero la tristeza no desaparecía.

Creyendo que debe de haber soluciones, acudí a un psicólogo, me derretí en llantos, acabó la consulta y me citó para el próximo mes, ante mi incredulidad le pregunté ¿y ahora qué hago?

Su respuesta fue, pues nada….. haz lo que te guste hacer. No solucioné nada. Mis reticencias me dieron la razón.

¡Yo no necesito un psicólogo!

Mientras tanto  seguía leyendo libros de autoayuda, hay algunos especialmente buenos,  lo se , tengo que reconocer que me ayudaron mucho, no a salir del estado de tristeza permanente, ni del bloqueo emocional  y físico que sufría, sino a comprender que todo el poder estaba dentro de mí, pero aunque leía la teoría fallaba en la práctica.

Me quedaba Internet, también buscaba y buscaba, sin saber exactamente el qué, y así fue como descubrí,  el Coaching, la Inteligencia Emocional y la PNL. Me formé para curar mis heridas y resultó que me ha hecho tan feliz y me ha aportado tanto  que voy a dedicar mi vida a ser Coach de Vida. Ayudar a otras personas que como yo han sufrido  a reinventarse, a afrontar cambios vitales, a fijar metas, objetivos, deseos, sueños y propósito de vida.